DEJAR DE FUMAR

el horóscopo chino
28 noviembre, 2017

DEJAR DE FUMAR

-Tenemos en la otra línea del teléfono a Toni Cruz. ¿Lo conoces?.

– Si. Precisamente dejé de fumar después de leer un artículo que escribió en sus redes sociales.

 

Se trataba de Revil, un rapero de Barcelona que era entrevistado en un programa radiofónico en el que yo colaboraba haciendo comedia y que era presentado por David Sas.

Revil, no solo había leído mi artículo, también había dejado de fumar gracias a él.

Cuando te ocurren estas cosas, te sientes realizado con todo aquello que eres capaz de generar y que va más allá de lo que podría llegar a ser mi profesión de cómico o por lo que la gente te reconoce.

 

Aprovechando que estamos en fechas donde la gente se propone retos, me animo a compartir de nuevo el artículo que leyó Revil en su día por si a alguien le puede ayudar.

 

Vaya por delante que yo era uno de los que creía que era imposible dejar de fumar.

La carta decía así:

 

Miércoles, 17 de julio de 2013

 

Un mes sin fumar

Con cuarenta años ya iba siendo hora.

Me he pasado más de media vida fumando. Calculo que unos 23 años aproximadamente.

A paquete diario de Marlboro casi que 30000€ que he mandado a Philips Morris y sin darme cuenta. Porque el tabaco tiene eso, que no te das cuenta y parece que no pasa nada por un cigarrillo. Así va pasando el tiempo.

 

El tabaco tiene todas esas cosas malas que ya conocemos.

Nadie empieza fumándose un paquete al día, pero con el tiempo, vas creando una serie de hábitos que te van enganchando al tóxico hasta crees que va a ser imposible dejar de fumar cuando lo estás intentando, porque antes, solo era un…”algún día tengo que dejar de fumar”, esa postura os aseguro que no duele.

 

El método que he empleado para dejar de fumar ha sido el de conocer en cada momento las fases de abstinencia que me iba a encontrar.

Nada de parches, nada de chicles, comiéndome el mono a pulso.

Visité a un un enfermero de la Seguridad Social que trabaja en el CAP de Castelldefels justo tres días antes de tomar la decisión de dejar el tabaco.

Mis pulmones ese día tenían un 22% de monóxido de carbono.

El día fue marcado por mí, para dejar pasar un fin de semana y poder despedirme como si de un amor imposible se tratara saboreando cada calada del cigarrillo.

Luego empezaría la lucha.

 

Stop café, sobremesas, apalancamiento y ceniceros. Un cambio de hábitos es absolutamente necesario. No podía pretender dejar de fumar si iba a estar rodeado de todo aquello que de alguna manera relacionaba con el tabaco. En mi cabeza tenía que tener claro que cada media hora aproximadamente iba a tener que superar un mono de 3 a 4  minutos.

Si controlas esos 3 o 4 minutos de mono, controlas al mono. ¡Divide y vencerás!

 

A la semana, ya no tienes mono cada media hora, lo tienes cada 45 minutos, pero ya no dura de 3 a 4 minutos. Ahora solo 2 minutos y medio.

A las dos semanas ya no tienes mono cada 45 minutos, lo tienes cada hora y cuarto. Pero ya no dura dos minutos y medio, solo durará un minuto.

Y así sucesivamente hasta que desaparece. Aunque no del todo. Hoy en día incluso, todavía tengo algún pico de mono que dura solo unos segundos.

 

Cuando dejé de fumar, a los 3 días recuperé el olfato (sorprende lo rápido que se recupera este sentido), a la semana los niveles monóxido de carbono en mis pulmones eran del 5% (lo normal para cualquier persona que viva en una ciudad).

Durante las primeras semanas, no paré de buscar información en la red para conocer más profundamente los estados por los cuales pasa un ex fumador para poder controlarlos en todo momento.

El tabaco estimula los niveles de dopamina en el cerebro que se han ido acostumbrando con el paso de los años a recibir esa alimentación como cualquier drogodependiente para estar estables. por lo tanto, no solo nosotros somos adictos a la nicotina, también lo es la dopamina, la llamada “hormona de la felicidad”.

 

Cuando se deja de consumir tabaco, los niveles de dopamina bajan para que busques tabaco debajo de las piedras para no volverte loco. De ahí tu mal humor, de ahí que uno tire la toalla, de ahí que uno se plantee todas esas mentiras para justificar el tabaco y todas esas cosas buenas que te aporta un cigarrito después de “una buena comida”, “una vez al año no hace daño”, “un día especial”, “ya lo dejaré más adelante”, etc.

 

Esto te recuerda que dejar de fumar no es fácil, aunque a mí me gusta más “volver a fumar es muy fácil, porque estamos continuamente tentados”.

Pasadas unas semanas, los niveles de dopamina se estabilizan al nivel de una persona no fumadora. Pero cuidado, los niveles de dopamina a veces bajan de golpe y generalmente está asociado a una profunda tristeza, “la muerte de un familiar”, “problemas laborales”, etc. Por eso muchas recaídas con el tabaco se producen acompañados de esos estados de tristeza. Le damos a la dopamina, nicotina suficiente para que vuelva a generar bienestar.

 

Otra de las cosas que también me ha ayudado es una aplicación para móvil, la cual visito cada día para conocer con un cálculo establecido los días, horas y dinero ahorrado que llevo desde que dejé el vicio, se llama QuitNow, todo lo que sirva de ayuda bienvenido sea. Aunque el dinero, al final acaba en un segundo plano con respecto a la salud.

 

A las 3/4 semanas, los niveles de monóxido de carbono eran en mi caso del 2%, prácticamente  como los de un sherpa. Tu capacidad física mejora! evitas por completo el humo de la gente que te rodea, tu síndrome de abstinencia ha dejado de ser físico (la nicotina es adictiva y desaparece de la sangre aproximadamente a los 15 días) y el psicológico aparece en una o dos ocasiones al día. ¡Tu ropa huele a oxígeno!.

 

Hoy, después de mucho tiempo he vuelto a salir a correr. Lejos quedan mis 2 minutos y 50 segundos en los 1000 metros lisos con apenas 14 años y lejos queda también igualar el riesgo de padecer un cáncer de pulmón a una persona no fumadora, porque le he metido una de mierda impresionante a mis pulmones.

Desde mi blog, os animo a que os subáis al ring a pelear contra el tabaco.”

 

Consejos primeros días

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *